sábado, diciembre 10

Ilícitos descubiertos en Boedo

 

En Chiclana al 3300 fueron clausuradas una gomería y una metalera por poseer mercadería de dudosa procedencia e irregularidades en la habilitación de los locales. Calculan 11 millones de pesos en cubiertas, llantas y artículos de grifería.

Causó sorpresa entre los vecinos y las vecinas de Avenida Chiclana al 3300 la cifra pronunciada por los efectivos policiales porteños al retirarse de esta zona luego de haber hecho el trabajo. Se trata de una valuación estimada en 11 millones de pesos la mercadería ilegal incautada en una gomería y en una metalera ubicadas en esta cuadra del barrio de Boedo.

Al final estos dos locales fueron clausurados por la Agencia Gubernamental de Control del gobierno porteño, pero lo sucedido no dejó de llamar la atención.

Los trabajadores de la Superintendencia de Investigaciones del Departamento Contravenciones y Faltas de la Policía de la Ciudad había ingresado primero a la gomería y se habían entrevistado con su dueño, un hombre de 63 años, quien no pudo justificar la procedencia ni el certificado de restauración del INTI para el almacenamiento y venta de 571 cubiertas y 186 llantas de vehículos.

Asimismo, este local barrial no poseía la habilitación en regla e incumplía con la Ley de Autoprotección, por exhibir cables de electricidad fuera de su debido lugar, para el resguardo de todas las personas.

El city tour policial no finalizó aquí, ya que el personal policial dio unos pasos e ingresó al local lindero, una metalera atendida por un hombre de 69 años. Allí tuvieron la sorpresa de identificar 61 artículos de grifería de desconocido origen y, lo más importante, labraron un acta por irregularidades en su habilitación y otra por violación de clausura.

El resultado del operativo policial en Boedo: el dueño de la gomería fue imputado por infracción a la Ley 25.761 (desarmaderos) y el de la metalera por averiguación de ilícito.