lunes, enero 17

“El trabajo asociado es lo que nos enorgullece”

Se viene la Semana de Boedo y hablamos con Ildefonso Pereyra, parte de la Red Cultura Boedo, organizadora del evento en el que participan alrededor de 40 instituciones.

Del 26 de noviembre al 5 de diciembre, va a haber actividades gratuitas al aire libre y en distintos espacios barriales. Una semana a pura cultura.

Tintas de Boedo: ¿De qué se trata la Semana de Boedo?

Ildefonso Pereyra: Nosotros empezamos en el 2004. Somos una red de cultura autogestionada e independiente. Este año participamos alrededor de unas 40 instituciones. Somos las que quedamos después de las dificultades de la pandemia y a pesar de la persecución, las clausuras y la falta de presupuesto por parte del Gobierno de la Ciudad desde hace muchos años. Así que hemos decidido hacer esta semana para festejar. Es un compromiso voluntario y social muy fuerte, con la enorme alegría por quienes nos volvimos a encontrar. En la organización de esto volvimos a constatar que las ganas y esta característica de seguir para adelante con los emprendimientos culturales en el barrio se mantiene vigente. Y también, se mantiene vigente la característica esencial de la Red Cultura Boedo que es el trabajo social. En ese marco y con esas características volvemos a las calles del barrio a presentarnos.

TdB: ¿Cómo viene la programación este año?

IP: En la jornada inaugural del sábado 27 de noviembre va a haber juegos en la calle y vamos a tener artesanos, artesanas, instituciones, artistas, docentes y directores de espacios culturales. Esa va a ser una jornada para nosotros muy importante y esperemos que para la gente también lo sea. Además, tenés actividades muy interesantes durante la semana en cada una de las instituciones que participan de la red. Por ejemplo, hay una charla a la que invita la Comisión por la Memoria para trabajar sobre el tema de identidades y derechos humanos. Van a estar el filósofo Darío Sztajnszrajber y el periodista Pablo Caruso. También, va a tener su espacio el grupo musical Cafundó. Otra de las particularidades que hemos aprendido a llevar adelante son los trabajos asociados dentro de la red. Esto es algo novedoso para la Semana de Boedo. El rescate del trabajo asociado como parte vertebral, como una especie de columna vertebral, contra lo que nos proponen el mérito personal, nosotros decimos que el trabajo asociado es lo que nos enorgullece.

TdB: Entonces, este año se viene con muchas propuestas para los vecinos y vecinas.

IP: Es una programación variada, que incluye al tango por supuesto, pero es una programación con diferentes actividades que también va mostrando el ingreso de nuevos sectores etarios a nuevos géneros y al escenario. Mantenemos vigente al tango como una característica fundante de nuestro barrio y nuestra característica de siempre es la buena calidad y el aporte solidario de quienes deciden colaborar en esta movida. Todos los artistas que participan lo hacen de manera solidaria y voluntaria. Entre otras actividades, va a estar la milonga del club San Lorenzo de Almagro, que se hace conjuntamente con el Festival de Tango de Boedo y Boedo TV el sábado 4 de diciembre. También, se incluyeron dos visitas guiadas que son paseos temáticos. Va a haber un paseo dedicado a las calles de mujeres en el barrio de Boedo y hay  otro destinado a conocer determinados espacios vinculados con la historia del barrio. Por supuesto, también va a haber charlas y presentaciones, eso es algo que la Semana de Boedo siempre ofrece.

TdB: ¿Cuál es la importancia de este tipo de festejos?

IP: Para mí es algo completamente necesario. Me parece que el rescate de la identidad, la promoción patrimonial, la memoria barrial, todas esas cosas se expresan en algún momento, de alguna forma. Esa construcción identitaria que logran los trabajos asociados, ese orgullo que fomenta la identidad barrial es sumamente necesario para que vos te sientas que podés hacer de tu barrio un espacio digno de ser vivido. Me parece que se trata de salir, convivir y compartir los criterios mínimos de convivencia y que a partir de ahí uno puede sentirse orgulloso con ese barrio.

TdB: ¿Cómo ves el futuro de la cultura en la ciudad después de la pandemia?

IP: Muy complejo. La cultura barrial va a ir resolviéndose por sus propios actores. Realmente es muy complejo, tremendamente difícil desde mi punto de vista. El encierro y los nervios que se llevaron adelante en este año de pandemia están dando lugar a una explosión de salidas, de abrazos, de ganas de compartir, de salir al bar pero bueno después está la dificultad de la situación económica. En eso es muy importante el rol del estado. Sería importante discutir el rol del estado. Me parece que el Estado tiene que estar activo con los sectores más vulnerables.