sábado, septiembre 24

El negocio de los comedores escolares

 

Le legisladora porteña Ofelia Fernández presentó un proyecto de reforma del sistema de los comedores escolares porteños.

En las puertas de la legislatura se llevó a cabo un acto en donde la joven legisladora Ofelia Fernández planteó “cambiar el espíritu del sistema de alimentación escolar, el que hoy está al servicio de un negocio, por uno que otorgue la mejor alimentación posible para los pibes y las pibas, porque en las escuelas se come mal, la comida no es saludable y es de mala calidad”.

Fue acompañada por estudiantes, gremios docentes, organizaciones sociales y otros legisladores del mismo bloque opositor que representa el Frente de Todos porteño.

El punto de la polémica es el sistema actual, que premia con puntos a las empresas que llevan más años en la prestación del servicio pero no tiene en cuenta las infracciones que cuentan como proveedores, por ejemplo, las intoxicaciones producidas con los alimentos que suministran a los niños y las niñas de la ciudad.

“Atrás de eso hay un negocio ya que algunas de las empresas fueron aportantes de la campaña electoral de Cambiemos en 2015”, dijo la legisladora, quien anticipó que la sanción del proyecto resultará dificultosa debido a la necesidad de contar con los votos del bloque oficialista porteño que responde a Rodríguez Larreta.

En el proyecto, donde se sumó la firma del legislador Matías Barroetaveña, propusieron la universalización y gratuitas de la asistencia alimentaria escolar y la inhibición de las empresas que fueron multadas por brindar un mal servicio. Asimismo, levantan la bandera de las frutas y las verduras agroecológicas y la compra a las pequeñas y medianas empresas, junto a la creación de una comisión asesora para el control de los menús.

Desde el bloque, el mismo Matías Barroetaveña afirmó que “la gestión de los comedores escolares de la ciudad es calamitosa y requiere una urgente revisión, son más de 12.600 millones de pesos que año a año se destinan a unas pocas concesionarias para la provisión de un servicio ineficiente, plagado de denuncias por desmanejos y hasta casos de intoxicación masiva”.

Ph: Télam.-