sábado, septiembre 25

“La Calabresa es una familia”

La Asociación Calabresa, Mutual y Cultural cumplió 94 años a fines de agosto. Charlamos con Antonio Ferraiuolo, presidente de la entidad, para conocer la intimidad del festejo y la situación de la institución.

“Este año es algo especial, distinto. Un año y medio prácticamente cerrados. Nosotros estábamos acostumbrados a hacer cosas presenciales, hacer una gran fiesta porque es una institución muy importante la Calabresa”, comentó Antonio Ferraiuolo, presidente de la Asociación Calabresa, Mutual y Cultural, ante la consulta de Tintas de Boedo. Es que la institución ubicada en Hipólito Yrigoyen 3.922, cumplió 94 años y realizó una serie de eventos virtuales abiertos a la comunidad para festejarlo.

“Cada subcomisión hizo su parte. Fue muy lindo porque intervinieron personas de Chile, de México, de Uruguay, de Italia. Estuvo bien. Nosotros festejamos dos veces en el año: una, con el aniversario y otra, cuando es la Settimana de Calabria, que es una semana de cultura italiana donde todos los días hay cultura y siempre hacemos comidas regionales”, agregó Antonio durante la charla con este medio digital del barrio de Boedo.

Los festejos del aniversario se llevaron a cabo durante la semana del 21 al 29 de agosto, en donde hubo un taller de cocina de comida regional denominado “Cucina con ilcuore per bambini”, actividad organizada por la Subsecretaría de Jóvenes y de la Mujer de la asociación, en conmemoración al día de las infancias.

También, en otra de las actividades, Silvia Nora Martínez, destacada escritora e historiadora, hizo un recorrido histórico por la llegada de la inmigración italiana a Boedo. Además, realizaron un cine debate y la Subsecretaría de Jóvenes organizó el #TANOFFICE, un evento intercultural de jóvenes italianos en el mundo.

Por último, el gran evento fue el del domingo 29 con la “Festa Aniversario”, en donde se recordaron música, danzas, costumbres y tradiciones calabresas. Un Zoom donde participaron vecinos y vecinas del barrio y en donde se compartieron las historias de la asociación y en donde el acordeón y la tarantella fueron los protagonistas.

“Nuestro ambiente es muy alegre. Nuestros bailes también. Nos gustan nuestras raíces, es muy sano recuperar eso. La Calabresa es una puerta abierta para todo el mundo. La Calabresa es una familia”, remarcó Ferraiuolo quien agregó que, a pesar del contexto “nosotros crecimos mucho. Estamos contentos porque la calabresa es un grupo grande de personas que hacen la historia de la asociación. La Calabresa está fuerte, es algo grande”.

Por último, Antonio expresó que a futuro “los proyectos nuestros son muy progresivos. Esto nació en 1927. El año que viene pensamos hacer la fiesta en la calle si nos dan permiso. Los calabreses somos un grupo grande y le abrimos la puerta a todo el mundo. Ahora paramos un poco por haber estado un año y medio cerrados”.

Así que a pesar del encierro, la Asociación Calabresa reafirma que tiene historia y futuro en el barrio de Almagro.