lunes, junio 17

“Resguardar lo que queda del barrio”

 

María Sol Niemand, integrante del colectivo vecinal “Basta de Torres en Boedo Almagro”, denunció y describió los cambios y problemas que se viven en la comuna tras el crecimiento de la construcción de edificios de manera descontrolada.

Tintas de Boedo: ¿Qué cambios empezaron a observar en la identidad o fisionomía de los barrios de la comuna?

María Sol Niemand: Los cambios que nosotros observamos tienen que ver con el ir caminando por las calles de nuestros barrios que solían ser tranquilos, de casas bajas, donde uno miraba para arriba y podía ver el cielo, el sol, los árboles. Y todo eso que uno apreciaba, empieza a ser transformado. Porque en medio de una cuadra, donde antes había una casa antigua aparece un proceso de construcción, se empiezan a tirar las casas. Esto trae además movimiento y problemas de tráfico, de presión de agua en las casas, la gente empieza a comprarse bombas de agua, colapsan las cloacas. Nos encontramos con más frecuentes y prolongados cortes de luz en las épocas de verano, porque el sistema no aguanta esta proliferación de construcciones. No solo las torres sino cualquier tipo de construcción también repercute en reducir la cantidad de espacio verde por habitante, siendo nuestra comuna una de las más afectadas en este punto. El cambio pasa también porque se observan en una cuadra cada vez más demoliciones y nuevas construcciones sin un orden o un criterio. No hay alturas promedias de los edificios, se ve algo desordenado, desprolijo, porque al lado de una casa puede haber una mega torre, quitando además la calidad de luz natural a las viejas propiedades. Por otro lado, otra cuestión que llama la atención es que los nuevos edificios tienen viviendas particulares ociosas, y seguramente esto tenga que ver con especulaciones inmobiliarias que, apuestan a un alquiler temporario en dólares, por ejemplo, con lo cual eso dificulta el acceso a la vivienda para todas aquellas personas que tiene que alquilar. En resumen, vemos afectada nuestra calidad todos los vecinos y vecinas de la comuna.

TdB: ¿Cómo surgió la necesidad de juntarse y que acciones están llevando a cabo?

MSN: La necesidad pasó por lo antes mencionado, cuando uno ve que el barrio ya no es el que eligió para vivir, que tenía cierta fisonomía, patrimonio. Nos empezamos a juntar con otros y otras que compartían la misma preocupación. Si uno habla con los vecinos no hay uno que esté contento con este cambio. Lo que uno siente además es que, con esto, se empiezan a desplazar a los vecinos tradicionales que se van a sentir la tranquilidad a otro lugar. El grupo que empezamos a juntarnos al principio fuimos todas vecinas mujeres. El objetivo que nos uno fue pensar que podíamos hacer para poder frenar la construcción descontrolada que tanto nos afecta. Así fue que conformamos el colectivo “Basta de Torres Boedo Almagro”. Nuestras actividades son esencialmente hacer visible la problemática, compartiendo con vecinos y vecinas esta inquietud e invitar a otros a que lo hagan y se sumen. Nuestra idea es presentar un proyecto de ley para resguardar lo que queda del barrio, y de alguna manera estamos exigiendo también que se puedan suspender los permisos de obras nuevas hasta tanto se revea el código urbanístico. Además, formamos parte de la organización “Interbarrial Buenos Aires”.

Por último, ¿Por dónde creen que puede pasar una solución posible y como se puede sumar al grupo quien desee colaborar?

MSN: Nosotros no tenemos la posta de por dónde pasa la solución, lo que sí tenemos claro es que el código urbanístico y la construcción en la ciudad tiene que ser modificado.