sábado, septiembre 24

Un apoyo a las milongas de la Ciudad

 

En el gobierno porteño destinaron 21 millones de pesos para asistir a los organizadores de estos eventos, a los mismísimos salones y también a los clubes y asociaciones que incluyen en su programación a las milongas. Luego de la cuarta edición de la Semana de las Milongas, este sector de la cultura porteña revive en la pos pandemia.

La pandemia provocó grandes sufrimientos al sector de la industria cultural porteña y, en esta etapa donde parece haberse superado la gravedad de la situación epidemiológica por el coronavirus, los espacios artísticos recuperaron su entusiasmo y programación habitual en sus carteleras.

No sólo eso, sino que desde el Estado de la ciudad previeron una ayuda económica de más de 21 millones de pesos para que por ejemplo las milongas difundan el género del tango en los diferentes barrios y comunas. Así se beneficiarán los organizadores de los eventos culturales como los propios salones, clubes y asociaciones que tienen dentro de sus calendario anual la promoción de las milongas.

El núcleo dura de las milongas porteñas fue uno de los primeros actores de la cultura que protestó en medio de la pandemia por la reapertura. Tan tensa fue aquella situación a fines del año pasado que se llegó a acusar el ejecutivo de Horacio Rodríguez Larreta por impulsar un tipo de marketing mentiroso en torno a los anuncios por la liberación de actividades y redefinición de los protocolos de funcionamiento por la COVID-19.

Pasado ese tiempo hostil y de mucha preocupación sanitaria y económica, hace un tiempo atrás el gobierno porteño lanzó desde BA Milonga el mapa de las milongas, una guía geolocalizada para facilitar la búsqueda de las propuestas musicales vinculadas a este género de la cultura local.

Ahora en concreto, en el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires y en el marco de este programa público ofrecen tres líneas de subsidios: una línea para organizadores de milongas (para organizar, desarrollar, producir y planificar estos encuentros y además exhibición de bailarines y músicos en vivo tanto virtual como presencial); otra para salones de milongas (para gastos de funcionamiento, adquisición y mejoras de equipamiento técnico; infraestructura edilicia o modificaciones arquitectónicas); y para clubes y asociaciones (dirigida a establecimientos que desarrollan actividades deportivas, sociales, educativas/culturales en los diferentes barrios de la Ciudad de Buenos Aires y realicen milongas).

Dentro de las milongas seleccionadas están las clásicas La Viruta, El Motivo y Parakultural, así como también otras más nuevas como Juernes Milonga, Milonga El Perro o la Vegalonga. A su vez, espacios tradicionales del tango porteño como La Nacional, El Tacuarí, El Beso o el histórico Salón Marabú también forman parte de los proyectos que BAMilonga acompañará en esta edición.

Este año hubo ya mucho ruido en el mundillo de las milongas, porque la cuarta edición de la Semana de las Milongas fue un furor y además se cumplió con la renovación de los miembros del Consejo Asesor de BAMilonga.

¿Quiénes fueron elegidos? María Magdalena Pérez (directora ejecutiva); Iván Espeche (director administrativo); Beatriz Mollari, Oscar García, Leonardo Dattoli y Juan Pablo Guerri (miembros del Consejo Asesor); Matías Damián López y Franco Antonio Amado Vitali (representantes de la Comisión de Cultura de la Legislatura en el Consejo Asesor BAMilonga).

Ph: Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.