sábado, julio 31

Boedo Peatonal: La avenida popular del barrio hecha paseo

Desde el año pasado la Avenida Boedo fue peatonalizada con el fin de sostener las actividades culturales y comerciales en el barrio a pesar de la pandemia. Un proyecto en donde confluyeron la Comuna Nº 5, los comercios y las instituciones de Boedo.

Sábado al mediodía y los vecinos y vecinas se acercan al mástil que se encuentra en la puerta del Banco Ciudad, en el cruce entre Av. Boedo y San Ignacio. Un artista callejero se aproxima con su trompeta y comienza a tocar las notas del himno nacional.

Mientras suenan sus estrofas, la bandera argentina va subiendo y los aplausos se escuchan de cerca y de lejos y se asoman personas con sus celulares para grabar este momento emotivo en donde el barrio se reúne alrededor del símbolo nacional.

Cada fin de semana desde septiembre se repitió esta escena, que es una de las clásicas de Boedo Peatonal, un proyecto en donde la Avenida Boedo se convierte en paseo entre Av. San Juan y Av. Independencia de 9 a 19 horas.

Así, los gastronómicos sacan sus mesas y sillas al centro de la calle y se suman propuestas culturales de todo tipo para convertir el lugar en un espacio de recreación.

Si bien hasta hace unos días las restricciones por la segunda ola limitaron la actividad de Boedo Peatonal, la idea fue un gran éxito a lo largo del verano y promete continuar en estos tiempos de pandemia por la COVID-19.

De hecho, este fin de semana reabrió y Sebastián Perdomo, presidente de la Junta Comunal N° 5, dijo: “Gracias a la baja de casos producto del esfuerzo de todos los vecinos y vecinas, volvemos a poner este espacio de encuentro a disposición de las familias y comercios del barrio”. 

“Este espacio, además de ser una oportunidad para el gastronómico y el comerciante, es un espacio para que la gente se pueda dispersar un poco, tomar aire, sacarse un poco los meses de encierro y utilizar la avenida como si fuese una plaza”, explicó Cristian de Raíces Boedo, organización con más de diez años en el barrio y que forma parte de la coordinación del espacio.

Es que si bien el proyecto surgió desde la Comuna Nº 5, las mismas autoridades compartieron la idea e incluyeron a las instituciones y comercios del barrio en la organización.

“Boedo estructuralmente no tiene muchas plazas o espacios abiertos, entonces la avenida pasa a tener ese tipo de uso. Ves a los chicos jugando, les pintamos pistas de patinajes, rayuelas y cosas para que ellos se diviertan. Funciona como una plaza, un lugar de esparcimiento, un espacio cultural y gastronómico. Creo que al vecino eso le está gustando mucho. Hay muy buena respuesta”, sentenció Cristian.

Todas las semanas en Boedo Peatonal proponen diferentes temas y tienen un cronograma de fechas con actividades para el barrio “para que Boedo no sea solamente gastronómico, sino para que sea un lugar donde haya eventos”, enfatiza el referente de la organización. “Durante la pandemia fue todo muy duro, muy pocos comercios quedaron abiertos. Estuvo todo absolutamente cerrado. Se pudo sobrellevar ese momento pero algunos han quedado en el camino. Si viene otra ola puede ser que varios más queden en el camino”, se lamentó.

Una de las esperanzas para vecinos y vecinas es que esta propuesta se sostenga una vez finalice la pandemia porque la recepción fue muy buena, la participación superó lo esperado, la cultura, tan golpeada en este momento, encontró un lugar donde expresarse y se conformó una mesa de trabajo entre distintos actores del barrio que tiene una mirada a largo plazo.

Junto a la bandera argentina también se iza la bandera con el escudo de Boedo. Además, si uno camina por la avenida la identidad del barrio lo atraviesa por completo, es que entre los cafés barriales históricos (el Homero Manzi o el Café Margot) aparecen las propuestas tangueras de diferentes artistas, el baile y la música lo llevan a uno a ese Boedo de antes, de hoy y de siempre.

Ph: Juan Bertrán.