martes, octubre 26

“La idea es tener una mirada integral en torno de la salud”

La Residencia Interdisciplinaria de Educación y Promoción de la Salud (RIEPS) del Hospital Durand y el Centro de Salud y Acción Comunitaria N° 38 vienen realizando distintos ciclos mensuales de talleres gratuitos sobre diferentes temáticas de salud.

“Salud mental en tiempos de pandemia” en julio, “Hábitos saludables y enfermedades crónicas no transmisibles” en agosto y “Salud Sexual Integral” en septiembre fueron los tres primeros ciclos. En octubre comienza un taller llamado “Re-pensando las crianzas”.

Hablamos con María Fernanda Cavaro, instructora de residentes, sobre el trabajo que realizan en el contexto sanitario actual.

Tintas de Boedo: ¿Cómo surgieron los talleres y cómo los trabajan?

María Fernanda Cavaro: Hay algo que trabajamos mucho en las prácticas que tiene que ver con mantener las pautas de cuidado para la población, circular lo menos posible durante la pandemia, pero a la vez, mantener el vínculo con la comunidad que asiste al centro. Lo que hicimos en un primer momento fue relevar dentro de la población que asiste al mismo sobre si les interesaría participar en un taller, qué temas querrían trabajar, qué disponibilidad de horarios y conectividad tenían. Un montón de personas resultaron interesadas. Entonces, agrupamos según los intereses, las temáticas a trabajar y armamos cuatro ciclos. La convocatoria está abierta siempre. Antes de empezar cada ciclo abrimos la inscripción porque la idea es que cada persona se pueda inscribir en el ciclo que quiera. No es obligatorio participar en todos. Esto siempre lo trabajamos entre la Residencia Interdisciplinaria de Educación y Promoción de la Salud (RIEPS) del Hospital Durand y los trabajadores de planta del CeSAC 38.

TdB: ¿De qué se trata la RIEPS?

MFC: La Residencia Interdisciplinaria de Educación y Promoción de la Salud tiene 7 sedes formadoras, una de ellas es la del Durand. Cada una trabaja en su ámbito local con las características que tiene su población. Lo específico de nuestra formación es que se lleva a cabo en equipos interdisciplinarios y desde una perspectiva de la atención primaria de la salud, la salud colectiva y la medicina social. Todo lo que hacemos está atravesado por la perspectiva de género, de derechos y de interculturalidad. Y se desarrolla desde la prevención de padecimientos y promoción de la salud. La idea es tener una mirada integral de la salud.

TdB: ¿Cómo fue la comunicación con la población en este contexto sanitario?

MFC: Buscamos tratar de disminuir la circulación de la población, que no se acerquen por demás al centro de salud cuando se pueden resolver consultas de otra manera. En ese contexto, lo que hicimos durante la pandemia, junto a les trabajadores del centro, fue construir un mail de consultas específicas para el CeSAC y armar redes sociales, en pos de garantizar la accesibilidad de la población, tanto al centro como a información de temáticas de salud. Tenemos un Facebook y un Instagram del centro de salud y de la residencia. Mediante esas redes y el mail vamos difundiendo distinta información de las diferentes temáticas de salud así como del funcionamiento del CeSAC. Las consultas son variadas, desde controles de salud y vacunación hasta cuestiones que tienen que ver con lo social. Esto de las redes y el mail como una vía de comunicación con la población no solamente resultó para disminuir las barreras de accesibilidad sino para resolver dudas o consultas de distintas temáticas de salud.

TdB: ¿Cómo vivieron la adaptación a lo virtual?

MFC: Para nosotres fue un desafío porque veníamos trabajando de manera presencial, con actividades que se suspendieron de un día para el otro. A medida que fue trascurriendo el tiempo, fuimos repensando todas nuestras prácticas. En muchas de las actividades que llevábamos a cabo con el equipo del centro de salud lo que nos importaba era poder mantener el vínculo con la población. Si pre pandemia era importante lo vincular, en este contexto considerábamos que era todavía más importante. Fuimos a transformar todo lo que podíamos en virtual y después, con el tiempo, volver a la presencialidad en lo que se podía con los cuidados pertinentes. Pero siempre el foco estuvo puesto en mantener lo vincular. Entonces, lo virtual fue un desafío por el desconocimiento, por el desafío de aprender nuevas tecnologías y propiciar nuevas propuestas que sean interactivas, dinámicas, interesantes para ofrecer. Resultaron muy bien y nos permitió tener mayor flexibilidad en cuanto a la accesibilidad a personas que por horarios, por ocupaciones, por distancias, no podrían concurrir a lo presencial. Es algo que hoy estamos reflexionando que en algún momento post pandémico, algo de lo virtual vamos a sostener porque permite el acercamiento a personas que a lo presencial, sea por el horario, por la comodidad, por la distancia, no pueden acceder.

TdB: ¿Qué otras actividades realizan además de los talleres?

MFC: Además de los talleres que funcionan en modalidad virtual, tenemos un dispositivo que tiene que ver todo con lo comunicacional. Trabajamos mucho con las redes sociales y la comunicación institucional. Era algo que veníamos haciendo antes, pero con la pandemia creció mucho porque facilitó la comunicación, la difusión de información, el intercambio con la población y brindar mayor accesibilidad. También, tenemos otro dispositivo que tiene que ver con una red de distribución de preservativos y geles. Es una política pública de la Coordinación de Salud Sexual, VIH e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que va de la mano con el dispositivo del CePAD (Centro de Prevención, Asesoramiento y Diagnóstico) en VIH donde se puede hacer un testeo rápido tanto para VIH como para sífilis, y en 20 minutos se obtiene un resultado. En caso de que las personas tengan un diagnóstico preliminar positivo, tenemos un circuito muy aceitado con el Hospital Durand para que accedan tanto al laboratorio como al servicio de infectología para un diagnóstico precoz y un tratamiento oportuno, que es lo que mejora la calidad y la expectativa de vida. Tenemos un montón de bocas de distribución de preservativos dentro de la Comuna 5. El CePAD funciona dos veces a la semana en el centro de salud y es por demanda espontánea. La gente se acerca por orden de llegada y accede al testeo.

TdB: Se puede ver que sostienen varias actividades a pesar del contexto.

MFC: Otra cosa que hacemos en el centro de salud tiene que ver con las actividades en sala de espera. Antes de la pandemia, se hacían actividades pensando en que la espera no tenga que ser sólo espera y que sea un espacio para construir salud entre todes, para propiciar la participación activa de quienes están allí. Se hacía mediante charlas participativas, donde en conjunto, intercambiábamos sobre diferentes temáticas de salud. Por el contexto actual, entra menos gente y la idea es que circulen rápido. Pero seguimos trabajando distintas temáticas de salud con esa mirada. La salud es integral y a todes nos siguen pasando un montón de cosas más allá del COVID. Se pueden ir instalando temáticas que no son percibidas como de salud y que consideramos que lo son, por ejemplo, vínculos saludables, juego y lectura como factores salutogénicos, etc. La idea es que se generen preguntas en la población.

TdB: ¿Sentís que hay una mayor conciencia en el cuidado de la salud en general?

MFC: Por lo que venimos viendo creo que sí. Se generaron muchos mecanismos de consulta en relación al COVID o a vacunación o a cuestiones de factores de riesgo y vacunación. Pero también se generaron un montón de consultas frente a otras temáticas que habían quedado un poco relegadas sobre todo al principio de la pandemia. Desde nuestra forma de trabajar pensamos a la salud desde un aspecto colectivo. Lo individual está muy sesgado por el día a día, lo que le pasa a cada une. Sí, notamos que hay mucha demanda. Es algo que al centro de salud también lo atraviesa mucho por la cantidad de profesionales que tiene, que no alcanza a abarcar las demandas de la población. Muchas de estas demandas que se empezaron a generar tienen que ver con que la pandemia, en todos los escenarios, e hicieron posponer un montón de otras cuestiones de salud de la población.