viernes, mayo 24

Movilización contra el Código Urbanístico

 

Colectivos vecinales protestaron en la legislatura y pidieron por la emergencia urbanística ambiental que logre frenar la construcción indiscriminada y sin topes de altura en los barrios de la ciudad. Referentes de Almagro y Boedo estuvieron presentes en representación de la comuna.

El nuevo Código Urbanístico de la Ciudad fue sancionado por la legislatura porteña en el año 2018 y permitió ampliar los topes de altura de los futuros edificios sin distinciones de zonas. Esto trajo aparejado, en los últimos cinco años, la aparición de megatorres urbanas en barrios por ejemplo caracterizados por sus casas bajas.

Por esta consecuencia y otras que observan distintos colectivos vecinales nucleados en la “Red Interbarrial Buenos Aires”, hubo una movilización masiva para exigirle al gobierno porteño y al oficialismo legislativo que declare la “Emergencia Urbanística Ambiental” para ponerle un freno a la ola de construcciones que alteran el paisaje urbano.

En el final de la protesta en Perú 160, leyeron un documento que plantea la ejecución de medidas urgentes y destaca que nuestros barrios pierden su memoria y su identidad mientras las obras destruyen casas y árboles y el espacio se lotea al mejor postor y los servicios básicos se convierten en escasos e insuficientes.

Bárbara Rossen, arquitecta y candidata a vicejefa de Gobierno por Unión por la Patria, afirmó que “hay que construir una Ciudad en función de las necesidades y de manera participativa y esta movilización plantea, claramente, que los vecinos no se sienten parte, no fueron consultados y que la Legislatura tiene la obligación, como casa de la democracia, de ser el lugar donde las políticas se construyan por consenso”.

Por su parte, la legisladora opositora, Claudia Neira, quien trabajó con los referentes vecinales en la elaboración de los proyectos parlamentarios, indicó que “hay que poner una fecha ya para el tratamiento” de las propuestas “porque esto tiene que tener un límite”.

“Estamos en condiciones de aprobar una ley con un 10% de las manzanas de la Ciudad modificadas y que ponga las restricciones adecuadas al Código”, precisó Neira.

Entre los barrios cuyos residentes participaron de la marcha se encuentran Villa Ortúzar, Villa Del Parque, Villa Devoto, Villa Santa Rita, Colegiales, Chacarita, Palermo, Boedo, Parque Chacabuco, La Paternal, Caballito, Coghlan, Villa Pueyrredón, Villa Urquiza, Saavedra y Almagro.

Ph: Télam.-