viernes, septiembre 24

El sector de las Pymes y comerciantes sin apoyo del gobierno porteño

El inicio del 2020 encontraba a las PyMEs y el sector Comercio de la C.A.B.A. en una perspectiva alentadora: crecimiento de la economía, recuperación de la actividad después de un período de crisis económica de cuatro años, y además el Plan de Facilidades de la AFIP les permitió refinanciar deudas y obtener un alivio financiero.

En marzo del 2020 con el cierre de actividades consecuencia del aislamiento el panorama cambió. Hoy las PyMEs en la Ciudad vienen remontando la cuesta.

Las Cámaras del sector PyME y comercial dan cuenta que hoy el número de comercios que cerraron por la pandemia son 16 mil, pero llegaron a ser muchos más, aunque casi un 50% logró reconvertirse.

Los locales comerciales cerrados en C.A.B.A. superan los 30 mil. Para tener una idea, cerraron 200 locales de los Supermercados Chinos, 30 de ellos en el Microcentro. En el área del Micro y Macrocentro el 31% de los locales está cerrado.

La C.A.B.A. tiene un promedio de crecimiento de empresas inferior al promedio general producto de la falta de una estrategia local de desarrollo productivo. En el 2019 la C.A.B.A. contaba con cerca de 135.000 empresas y hoy no supera las 124.000, el 20% del total nacional.

La situación en general es de incertidumbre por la falta de estrategia y la definición de medidas tomadas a destiempo e insuficientes desde el Gobierno de la Ciudad. Podemos afirmar que en C.A.B.A. las PyMEs y el Comercio quedaron librados a la suerte del mercado.

Para mejorar la calidad de los bienes y servicios producidos y ganar en competitividad, la incorporación de tecnología en sus procesos y la vinculación con el sistema científico tecnológico es una retroalimentación necesaria.

La Ciudad ni siquiera cuenta con una Agencia Tecnológica que dé cuenta de esto. ¿Cuáles son los incentivos de la Ciudad para promover la asistencia tecnológica que producen los institutos de investigación científica de la U.B.A. y la U.T.N. por ejemplo, con el aparato productivo de la C.A.B.A.? No hay. 

El mayor desafío pasa por reinventarse permanentemente. Por ejemplo, en buscar nuevos canales de comercialización. El concepto de “fidelización” del cliente se reafirma y a la vez obliga a diversificar los mecanismos de como establecer esa fidelización.

También en entender que es necesario un proceso de reconversión. Por ejemplo: el sector turismo debe enfocarse en el corto plazo en el turismo receptivo interno más que en el que pueda venir del extranjero. Y eso reconvierte todo el proceso. El sector turismo extranjero en la C.A.B.A. disminuyó un 99% y el influjo de argentinos del resto del país un 90%. Estos datos fueron publicados por la Cámara Argentina de Turismo en enero pero recién en abril el Gobierno de la Ciudad apoyó eximir el pago de Ingresos Brutos y A.B.L.

Sólo a principios de este año, se registraron más de 180 establecimientos de hoteles en venta, comprendiendo tanto a pequeños establecimientos barriales de una o dos estrellas como de hoteles de más de 50 habitaciones. Las soluciones que brinda el G.C.B.A. son insuficientes y llegan tarde.

El ámbito cultural es otro ejemplo. Las decenas de miles de artistas que vivían de sus shows de fines de semana en bares, cafés, pubs, clubes de cultura, hoy sólo tienen incertidumbre y deben reconvertirse de manera urgente. Los Centros Culturales barriales que han dejado de funcionar y que no han tenido ningún tipo de apoyo por parte de la Ciudad es una muestra clara del desinterés para sostener estas actividades.

Y desde el punto de vista laboral también hay una reconversión: crece la gente que usa como medio de transporte la bicicleta, pero para arreglarla hay que sacar turno en la bicicletería. Otro ejemplo: disminuyeron un 22% en el 2020 la cantidad de empleadas domésticas, pero a la vez, crece y gana terreno la economía de cuidados. Y ahí debe haber un Estado presente. ANSES está implementando un programa de reconocimiento económico por tareas de cuidado; Uruguay tomó la delantera en la última Presidencia de Tabaré; la Ciudad debería trabajar en este sentido pensado sobre todo en el segmento de madres de 18 a 25 años del sur de la CABA.

Como conclusión, podemos decir que la pandemia puso en debate el papel del Estado, pero en la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta piensa en un estado presente sólo en la reposición de baldosas y negocios inmobiliarios.

Ph: Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.-