viernes, septiembre 24

Resistencia vecinal a la quita de adoquines

En la ciudad los adoquines están protegidos por ley como parte del patrimonio histórico. Sin embargo, el gobierno porteño busca reemplazarlos por cemento. Pero la comunidad vecinal resiste. Primero sobre Guardia Vieja, luego sobre Tarija y ahora en Sánchez de Bustamante.

Uno de los ejemplos de la resistencia a los adoquines lo da la vecina Elizabeth Mosconi, quien explicó en diálogo con Tintas de Boedo su pertenencia a un grupo vecinal que protege los bienes históricos y culturales de esta parte de la Ciudad de Buenos Aires: “Somos varios grupos entre ellos ‘Proteger Abasto’, el cual integro, pero también está ‘Patrimonio Almagro Boedo’, ‘Abasto de los vecinos’. Además, varias de las personas que integramos estos grupos vecinales participamos del Consejo Consultivo Comunal de la Comuna 5”.

Por otro lado, Elizabeth brindó algunos detalles de cómo se fueron sucediendo los hechos: “De repente acá en el Abasto, entre el 17 y 18 de Agosto, en la calle Sánchez de Bustamante cruzando la avenida Córdoba hasta Humahuca, que con adoquines forma parte del patrimonio cultural del barrio, un vecino vio unas máquinas. Además, empezaron a poner carteles de que si iba a mantener la calle. Y comenzaron a asfaltar, más precisamente entre Córdoba y San Luis. A partir de esto, los vecinos nos contactamos, movilizamos y nos acercamos al Consejo Consultivo, con los comuneros”.

“Presentamos dos proyectos de ley para ampliar el área de protección histórica. Esta obra que se intentó iniciar no solo fue inconsulta sino que al otro día intentaron hacer lo mismo sobre Lavalle, casi Gascón”, agregó la vecina durante la entrevista y asimismo relató el estado actual de la situación y la importancia de la movilización vecinal para frenar estas: “La obra hoy está parada. La primera cuadra alcanzó a asfaltarse la mitad. Y la otra mitad, pedimos que no la asfalten. Vamos a pedir que se levante eso que quedó. El día que se frenó, fue gracias a que nos juntamos con los vecinos y hablamos con los operarios para que se detengan. Los convencimos para que no sigan. Recibimos el apoyo de los comuneros del Frente de Todos y el EMUI (Ente de Mantenimiento Urbano Integral)”.

La vecina e integrante del colectivo vecinal “Proteger Abasto” puso el acento en el valor histórico y ambiental que tienen los adoquines, al decir que “los adoquines del barrio son centenarios. Están desde que se hizo el viejo Mercado del Abasto. Por otro lado, favorecen a que corra bien el agua cuando llueve, la filtra para que no se produzcan inundaciones. No emiten calor, como si lo hace el asfalto, y favorecen a disminuir la velocidad de los automóviles. Existe un viejo oficio de mantenimiento del adoquinado”.

“Esta es la tercera vez que nos pasa en la Comuna 5. La primera vez fue en la calle Guardia Vieja, y la otra en la calle Tarija. Todas las veces los vecinos pudimos frenar las obras”, culminó Mosconi.