sábado, septiembre 24

Justicia en otro caso de violencia de género

 

Confirmaron la condena en primera instancia para un hombre que dijo que salvó a pareja de suicidarse y en realidad la quiso matar en un hotel del barrio de Almagro. 

Casi seis años demoró la condena para un hombre que dijo que había salvado a su pareja de un suicidio pero su propósito fue matarla. Es la historia de Carlos Javier Segovia Díaz, quien ahora fue condenado a 18 años de prisión por el delito “abuso sexual agravado por acceso carnal, amenazas coactivas, lesiones leves doblemente agravadas por la relación de pareja existente y por las circunstancias de mediar en el caso violencia de género, y homicidio en grado de tentativa agravado”.

¿Qué fue lo que pasó? El 30 de marzo de 2016 por la madrugada, aproximadamente a las 5, en la habitación 2 del quinto piso del hotel situado en la avenida Hipólito Yrigoyen 3635 del barrio de Almagro, este hombre abusó sexualmente de su pareja, la golpeó, la amenazó con matar a su familia si no seguía la relación e intentó arrojarla por una ventana.

Los jueces Mario Magariños, Pablo Jantus y Alberto Huarte Petite rechazaron el pedido de la defensa, que pedía la absolución o incluso un nuevo juicio y así avanzaron con la condena en esta etapa del juicio.

La Cámara de Casación Penal explicó en el fallo al que tuvo acceso TdB que el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 1 dio por probado que el hecho y que el hombre “le pegó con los puños y con los pies en distintas partes del cuerpo y la amenazó varias veces con matarla a ella, a su madre o a su hermano, si no se quedaba con él”.

También validó que Segovia Díaz después la llevó a la ventana e intentó arrojarla al vacío empujándola. “(La mujer) pudo impedirlo sujetándose del exterior de un equipo de aire acondicionado, aún cuando Segovia Díaz la mordía en la cintura para que se soltara y cayera”, sostuvieron los jueces en la sentencia de primera instancia. 

Sin embargo, según se lee en el fallo judicial: “Los gritos de ella pidiendo ayuda cuando estaba en la ventana fueron escuchados por personas que se hallaban en la calle; sus llamados convocaron primero a personal de bomberos y después a personal policial”.

Esa situación derivó en que Segovia Díaz desista de su intento y ambos volvieron al interior de la habitación, tras lo cual subió un policía que forzó la puerta para salvar a la víctima y detenerlo.

Lo ocurrido se vincula con un claro caso de violencia de género, esta vez en nuestra Comuna N° 5.