viernes, mayo 20

La vida en dos ruedas

 

Bici Compa es un proyecto de reciclaje de bicicletas en Boedo. Hace más de tres años que lo llevan adelante con el fin de recuperar las bicis del barrio y volverlas a hacer rodar por las calles de la Comuna N° 5.

“La idea surgió hace tres años desde la fascinación y el amor por la bici. También de integrar un poco la solidaridad y transmitir un poco lo que uno fue aprendiendo con los años de recuperación de bicis”, nos cuenta Emiliano Queirolo, responsable del emprendimiento Bici Compa. Es que el proyecto se trata de tomar bicis en mal estado o desgastadas por el tiempo y reciclarlas para que otros vecinos o vecinas puedan volver a usarlas.

“Esto está enmarcado en un contexto, la bicicleta dejó de ser un instrumento de recreación y se fue transformando en un medio de transporte de a poco”, explica Queirolo. Actualmente, la bicicleta adquiere una mayor importancia en este momento tanto para el traslado como para el trabajo, en una ciudad que cuenta con cada vez más bicisendas y en donde aparecen actividades laborales ligadas directamente a la bicicleta.

“La bicicleta es un objeto que puede tener otro valor, puede ser un medio de transporte para alguien que lo necesita. El tema del reciclaje es algo que si bien se viene practicando en las bicicleterías de barrio, no está tan difundido. Un poco nos movió eso. Transmitir un oficio, un poco lo que uno aprendió en todo este tiempo”, resalta Emiliano. “El oficio lo aprendí desde chico. Te acercás a una bicicletería y vas viendo cómo la reparan, cómo se hace, desde la curiosidad. Uno va adquiriendo el oficio yendo a la bicicletería”.

En un local en la galería de Boedo 722 funciona este proyecto del cual se pueden ver las bicicletas que arregla en su cuenta de Instagram: @bicicompa.

Una de las características del emprendimiento es que certifican el origen lícito de las bicicletas a través de boletos de compra-venta cada vez que compran bicis a restaurar. “Nosotros cuando tomamos una bici sabemos de dónde viene. De a poco va creciendo este proyecto. Es algo sencillo pero el mundo nos juega en contra porque está diseñado para comprar objetos que después se desechan y se compran objetos nuevos. Nosotros apuntamos a otra búsqueda, a otros valores”.

“La idea que tenemos es dar un mensaje vía la bicicleta, transmitir un oficio pero también una idea cuasi política. Esto es lo que proponemos para una ciudad que cada vez está más complicada con los medios de transporte”, expresa Queirolo, quien agrega que “cada bicicleta tiene sus particularidades y uno va aprendiendo el oficio con la práctica. La bici es un medio de transporte y es una fuente de satisfacción increíble, la comparto con mi familia, con mi hijo, tratamos de salir y conectarnos con la naturaleza de esa manera. Es una conjugación entre el juego, un medio de transporte, un deporte, te ofrece distintas aristas que están muy buenas”.

Durante la pandemia hicieron sorteos y ayudaron con colectas para los comedores solidarios del barrio de Boedo. Además, realizan talleres de formación para jóvenes con el fin de transmitir el oficio y generar oportunidades. “Lo social es importante para nosotros”, plantea Emiliano que señala que “el barrio nos recibió bien. En general a la gente le gusta lo que hacemos, les gusta nuestro trabajo, les gusta el resultado”.