sábado, septiembre 25

Los títulos del gran Felipe

El jefe de gabinete porteño, Felipe Miguel, dio cuenta ante el cuerpo de legisladores y legisladoras el avance del plan de gobierno, con especial énfasis en el plan sanitario y la situación de la educación. Recibió elogios del bloque oficial y críticas de la oposición, pero aún así resaltó el “trabajo coordinado” para enfrentar el segundo año de la pandemia.

El funcionario expuso sobre las políticas públicas que llevó adelante el poder ejecutivo porteño, escuchó las requisitorias y respondió más de 1.800 preguntas, algunas que ya tenía de forma anticipada y otras que se efectuaron durante la reunión misma.

Anunció con bombo y platillo que “la escuela tiene que ser lo último en cerrar y lo primero en abrir. Y todos como sociedad venimos haciendo los esfuerzos necesarios para que eso sea así”. Éste fue el principal eje de la disputa política con el gobierno nacional en este semestre de 2021, de allí el énfasis del título de Felipe.

¿Qué dijo sobre la pandemia?

En los puntos altos de su informe destacó el trabajo de las políticas COVID-19, al decir que “una de las primeras tareas que asumimos en esta pandemia fue la de fortalecer el sistema de salud porque, aun sin saber qué iba a pasar, sabíamos que necesitábamos contar con un sistema de salud más sólido y más robusto que nunca, preparado para cualquier escenario”.

En el hilado más fino de la política sanitaria, destacó que sumaron “más de dos mil camas y más de 5.300 personas que cumplen tareas en la atención sanitaria, como médicos, enfermeros, kinesiólogos, técnicos y administrativos. Además, trabajamos en conjunto con el sistema de salud privado que pasó de tener 644 camas disponibles para Covid a 1.222. También tenemos una red de apoyo con hoteles para pacientes leves o casos sospechosos y que ahora van a servir también para los que vienen del exterior y dan positivo”.

Asimismo, volvió a plantear que la estrategia de testeo es una prioridad y destacó que crearon 71 centros de testeos; 27 dispositivos Detectar; 20 Unidades Febriles, centros específicos para docentes y centros de testeo exclusivos para contactos estrechos, personal estratégico, turistas y estudiantes, además de las recientes unidades de testeos móviles que están en contacto con gente de riesgo en cada comuna porteña.

Para cerrar el capítulo, dijo que al día de hoy la Ciudad recibió 1.833.511 vacunas y ya aplicó 1.747.335, es decir el 95,3% del total. En cuanto a las dosis administradas, informó que 1.367.084 personas recibieron la primera dosis, de las cuales 380.251 también tienen la segunda, es decir que el 44,46% de los vecinos de la Ciudad tiene al menos una dosis.

El caballito de batalla: la presencialidad por encima de todas las cosas

Felipe Miguel dejo un lapso de tiempo amplio para volver a la misma idea, la importancia de la educación en medio de la pandemia. Consideró que nada reemplaza el aprendizaje en el aula, el trabajo en equipo, el vínculo directo de los chicos entre ellos y con sus docentes. Por eso hacemos, junto a toda la comunidad educativa, todos los esfuerzos para que las escuelas estén abiertas y lo estamos logrando, explicó el funcionario.

La pregunta sería entonces… ¿a qué precio?

Informó por arriba otros temas polémicos, como el de la canasta escolar nutritiva y la entrega de computadoras a estudiantes y docentes. Tituló también sobre la asistencia social que brindan en comedores y centros de primera infancia, y agregó alguna que otra frase en torno de las personas en situación de calle.

Pero sí hizo doble click en el reclamo al gobierno nacional por el retiro de $35.000 millones de pesos en fondos de la coparticipación federal y subrayó que llevan gastados en la atención de la emergencia sanitaria por la COVID-10 unos $14.000 millones de pesos.