sábado, septiembre 24

Una apuesta al deporte y los valores en Boedo

 

Con más de 25 años de historia, Estrella de Boedo es un referente deportivo en la comuna.

En la calle Constitución 4151 por debajo de la Autopista 25 de Mayo, entre 33 Orientales y José Mármol, se encuentra la Asociación Civil, Club Social y Deportivo Estrella de Boedo. No es sólo un club en el cual se práctica fútbol, handball, futsal, patín y básquet, sino que es un lugar en el que se transmiten valores.

Por ejemplo, el de la amistad, el compañerismo, la salud, entre otros. Son varios los adjetivos que caracterizan a Estrella de Boedo por ser una institución más que completa en muchos tópicos.

Arranquemos en qué fecha se fundó, le consultamos al coordinador Diego Fenelli y este nos comentó que fue el 8 de abril de 1996, que en personería jurídica está esa fecha, pero que en realidad fue antes. “Nosotros salimos de Martín Fierro (otro club barrial), me peleé con uno de los presidentes, discutimos y un papá me dijo que los chicos querían seguir estando conmigo y le dije bueno vamos a hacer un club. Empezamos alquilando la cancha de Quintino Bocayuva, después fuimos a un potrero que había en Garay y Gloria. Entrenábamos con estos ocho pibes. De ahí pasamos a una iglesia que está en Garay y 24 de noviembre, nos prestaban una canchita y ahí empezó el movimiento”, señaló durante el diálogo mantenido con TdB.

Fenelli añadió que “los chicos querían jugar campeonato, cuando me fui de Martín Fierro tenían todo los nenes; camiseta, campeonatos, todo. Como me fui yo, no quisieron ir más allá, éramos 8 y bueno, a partir de ahí, se empezó a hacer una movida con los padres, empezamos a juntar chicos. Llevé un amigo mío para que me dé una mano con las otras categorías que teníamos que armar, yo manejaba dos nada más y después pasamos por acá y nos metimos acá en este predio y ahí arrancó todo”.

El único deporte que se jugaba en esos primeros años era fútbol, pero luego empezaron a aparecer otras demandas, ejemplo patín, básquet, etc. “Solo fútbol se practicaba en ese momento, pero había que hacer algo para las hermanitas de los nenes que hacían fútbol y dije vamos a hacer handball. Pero hay chicas que tampoco le gustaba mucho el handball, entonces pusimos patín. Después había muchos chicos que no le gustaba jugar al fútbol, pusimos básquet y así fue creciendo. Hoy tenemos Fútbol Especial también, un grupito, no es una escuela, pero es un grupito que yo traje también de una colonia que trabajaba y lo armamos. Ahora funcionan los sábados también un espacio para los chicos también con necesidades y con parálisis cerebral”, manifestó el coordinador. Es variado el abanico de deportes, no se quedan en lo básico, en el fútbol nada más.

Se le consultó si había un espacio para la gente de la tercera edad, pero la respuesta fue que no, que estaba la plaza, pero como la medianera estaba medio inclinada por las dudas vallaron para que no haya ningún herido o herida.

El domingo pasado fue el Día del Niño, pero el club no pudo organizar algún festejo o evento porque cayó en un día en el que el deporte predomina, se juega al fútbol, handball, futsal; así que este año no. Pero en anteriores si hubo, se realizaron kermeses, juegos; incluso en el 2005 Diego Armando Maradona estuvo en Estrella de Boedo, se “calzó” los botines, la número 10 obviamente, y jugó como un niño más.

Luego del partido le entregó una medalla a cada uno de los chicos. Maradona era eso, a la hora de tener la pelota en sus pies era un chico más y siempre con la humildad que lo caracterizaba.

Metiéndonos en lo económico, nos contó que la pandemia le “pegó” muy fuerte al club, tuvieron que saldar algunas deudas y que se manejaban por la cuota social que cobraban y por los alquileres de cancha. Reafirma que ésta última es más que importante, ya que ayuda muchísimo a que la institución pueda mantenerse. Comenta que alguna vez han hecho rifas para comprar materiales deportivos, pero que lo más importante son los alquileres y la cuota social.

En la misma línea de lo económico expresó que es difícil, ya que antes con 100 “lucas” compraban todo el material del club, hoy tienen que tener un millón aproximadamente. Una pelota vale 16 mil pesos, 10 pelotas son 160 mil. Además de los materiales hay profesores, veintidós para ser exactos y la gente de limpieza, entre otras personas que están en el club. Desde lo económico se hace todo cuesta arriba.

“Estamos viendo, siempre hay proyectos de poner taekwondo, boxeo, voley, pero tenés que tener un buen espacio, un gimnasio; se puede, pero bueno, hay que seguir construyendo”, deslizó Diego Fenelli sobre la implementación de nuevos deportes.

Fenelli recalca que esto era impensado, que lograr todo lo que hicieron era muy difícil. No sólo por los deportes; que nos contó que están muy bien en cada uno, en ligas muy competitivas; sino que el tener toda esa cantidad de chicos y chicas y que año tras año se sumen nuevos y nuevas es más que un orgullo para ellos. “Estamos reconocidos en todos lados. Es un buen club, todos docentes. Estamos bien, estamos contentos”, finalizó el fundador y coordinador.

Colaboración: Lautaro Bracaccini.-