viernes, septiembre 24

Diputados porteños se dijeron de todo por los dichos de Bullrich

Hace unos días la ex ministra de seguridad de Mauricio Macri había dicho en un programa del canal de cable de “La Nación” que “la actitud de González García fue intentar tener un retorno. Eso el presidente (Alberto Fernández) no lo ignoraba”, en referencia a las negociaciones del gobierno con la empresa Pfizer para el envío de vacunas contra la COVID-19.

La propia empresa Pfizer en un comunicado oficial al que tuvo acceso TdB manifestó que no recibió “peticiones de pagos indebidos en ningún momento. Por otro lado, la compañía no cuenta con intermediarios, distribuidores privados o representantes para la provisión de la vacuna COVID-19”.

Desde el Congreso de la Nación, los diputados porteños se dijeron de todo en referencia a la denuncia de “La Pato”, agigantando la grieta política que divide a la ciudadanía.

Gisela Marziotta respondió a estas acusaciones de presuntas irregularidades formuladas por la presidenta del PRO e indicó que “contra la mentira y lo trucho, no hay vacuna”.

Mientras tanto, Leonardo Grosso, del Movimiento Evita, expresó: “La payasa de la oposición fue desmentida por los dueños del circo. Mientras, seguimos gestionando una pandemia: entre ayer y hoy llegaron a la Argentina 1.657.565 dosis de la vacuna contra el COVID”.

Se sumó también la diputada porteña Paula Penacca, quien escribió con dureza: “Que vergüenza que sos Patricia Bullrich; dejá de estorbar a los que trabajan para cuidar la salud y la vida. Primero el falso envenenamiento de las vacunas, ahora ésto. Cuánto daño hacen para sacar un cachito de rédito electoral”.

Patricia Bullrich tuvo al menos dos defensas. Jorge Enriquez planteó que “el gobierno nacional no ha podido explicar porqué no adquirió los millones de vacunas que Pfizer puso a su disposición. Mientras no lo haga, es válido conjeturar que hubo manejos turbios, que costaron la vida de miles de argentinos”. ¡Que complicado conjeturar sobre estos temas tan caros a la sensibilidad de las personas!

Y su compañera de interbloque, Paula Olivetto, de la Coalición Cívica, aseveró: “Denuncian a Patricia Bullrich porque no pueden explicar la falta de vacunas Pfizer que teníamos a disposición. Son buenos para desviar y no tener que dar explicaciones de los muertos, los enfermos y una crisis económica que nos desangra. Impresentables, mediocres y mentirosos”.

El gobierno nacional actuó con prontitud y presentó una denuncia civil firmada por el presidente Alberto Fernández -en este caso representado por el abogado Gregorio Dalbón-, por “difamación y delitos contra el honor”.

Asimismo, desde la cartera sanitaria nacional que conduce Carla Vizzotti no solo desmintieron esta información sino que además adicionaron que nunca rechazaron el envío de vacunas Pfizer a través del mecanismo COVAX.

Cabe destacar que Argentina se incorporó al mecanismo COVAX mediante la compra opcional, un modelo que no garantiza poder elegir proveedores, sino que lo que permite el uso de la opción es excluirse de una negociación con un determinado proveedor, manteniendo la capacidad de recibir la parte completa de las dosis comprometidas.

Mediante un comunicado sobre la llegada de vacunas, dijeron oficialmente: “Argentina siempre manifestó interés por la compra de la vacuna Pfizer y así quedó demostrado en diversas notificaciones enviadas por el Ministerio de Salud al mecanismo COVAX en la entrada de nuestro país en la primera ventana. Los motivos por los cuales no se alcanzó un acuerdo con Pfizer en el marco del mecanismo son los mismos que explican la imposibilidad de alcanzar un acuerdo bilateral directo en relación a las exigencias del proveedor vinculadas con el supuesto de negligencia como excepción a la indemnidad”.

Ph: Télam.-

.