viernes, septiembre 24

“La ciudad está signada por la desigualdad”

A días de las elecciones PASO, hablamos con Yamila Iphais, vecina de Boedo y precandidata del Frente de Todos a la legislatura porteña. Las inequidades en la Ciudad de Buenos Aires y las problemáticas de la Comuna N° 5 fueron el eje de la entrevista con TdB.

Tintas de Boedo: ¿Cómo ves la situación de la Ciudad de Buenos Aires de cara a las elecciones?

Yamila Iphais: La Ciudad se caracteriza por una gran inequidad entre distintos sectores económicos que están geográficamente identificados en el mapa porteño. Sin dudas, en Boedo y en Almagro nos encontramos con las consecuencias de haber sufrido una crisis económica muy fuerte entre 2015 y 2019 y cuando levantábamos cabeza llegó la pandemia. Entonces, hoy encontramos barrios de clase media donde las ollas populares tuvieron que emerger para que les vecines tuvieran alimento durante la pandemia. Me parece que la Ciudad está signada por la desigualdad. Los recursos que se invierten en determinadas zonas son muy dispares.

TdB: ¿En dónde lo notás específicamente?

YI: En particular, trabajo en áreas que están vinculadas al género y a los derechos de las mujeres y claramente, nos encontramos con una institucionalidad pobre, precarizada en su contratación, sin recursos, ni programas de acompañamientos, pero con marketing muy vistoso y llamativo. Lo mismo se observa a nivel educativo. Lo que está pasando con las escuelas es que tuvieron que salir las cooperadoras a tapar muchos baches porque durante todo el año de la pandemia no se hizo una sola de las obras que se necesitaban antes de la pandemia. Ni hablar la readaptación de la infraestructura que se requería para volver a una presencialidad segura. El Frente de Todes lo que propone es reformular las prioridades pensando en la distribución entre todes porque realmente cuando el de al lado se cae, vos estás un poco más cerca de caerte. Entonces, es importante que estemos todos y todas de pie, buscando alternativas de trabajo, de crecimiento, de desarrollo para adelante pero considerando el bienestar general.

TdB: ¿Cómo ves el manejo de la pandemia por parte del Gobierno porteño?

YI: Me parece que fue claro el descontrol que hubo en un inicio hasta que aceptaron alinearse a las indicaciones generales respecto a los vacunatorios. A partir de ahí, lograron hacer una muy buena campaña de vacunación. Escondieron, por supuesto, las derivaciones de vacunas a privados. Se manejaron muy marketineramente y creo que el año pasado cuando el gobierno porteño decide romper con la estrategia de unidad con el gobierno nacional, eso trajo mucho estrés a las familias. No sabíamos hasta el domingo a las 23 horas, si nuestros hijos tenían que ir o no al colegio. Les docentes tenían que preparar clases virtuales y reconvertirlas a presenciales. Fueron muy pocas las burbujas que realmente funcionaron.

TdB: ¿Qué opinión tenés respecto a la situación de los terrenos de Costa Salguero y Costanera Sur?

YI: Son nuevos ejemplos de atropello del espacio público que durante estos casi cuatro mandatos del macrismo lo hemos visto y denunciado repetidas veces desde el bloque del Frente de Todes. Sigue esta lógica de seguir pensando en una ciudad negocio, no en una ciudad vivible, y que tiene que ver con una distribución de beneficios entre amigues. Los negocios de la construcción, los negocios que tienen que ver con el cuidado de la salud. Puntualmente, estos dos terrenos que se están disputando, lo que nos ofrecen es la posibilidad de acceso o no a un espacio verde que en esta ciudad está sumamente restringido. En el barrio de Boedo es casi dramática la situación, les vecines tuvieron que pelear para que exista una plaza y para que exista cada uno de los triangulitos que también se habilitan como espacio verde. La historia de los espacios verdes en nuestra comuna es muy extensa y requiere mucha movilización popular y la lógica de este Gobierno porteño viene a barrer con todas estas formas de organización, de cuidado colectivo de un espacio verde, de trabajo comunitario. La lógica de ellos es totalmente diferente, es mercantil.

TdB: ¿Cuál te parece la principal problemática de la Comuna 5?

YI: La principal problemática tiene que ver con lo que es educación y salud. Tenemos un bache muy grande en estas dos cosas. No tenemos efectores de salud públicos en el barrio de Boedo. Eso es gravísimo. En esta pandemia creo que podría haber sido una herramienta clave para bajar la cantidad de contagios, para mejorar el ritmo de vacunación, para atender a las personas que requirieran tratamiento. Y el tema de educación también es dramático porque tenemos a más de 10 mil pibes sin vacantes en la ciudad, que es el distrito más rico del país. Esos dos temas son insoslayables. También, a nuestro barrio le pasa que no tiene un Centro Integral de la Mujer. En el barrio de Almagro hay momentos de tráfico que son incontenibles y eso perjudica la calidad de vida de trabajadores, de madres, de niñes, que están haciendo una secuencia increíble para poder cumplir con estos horarios que se superpusieron entre virtualidad y presencialidad y suman un estrés que ellos prometieron resolver hace mucho tiempo y que si hicieran la mitad de las cosas que dijeron seguramente estaríamos un poco mejor. Pero ya mostraron que no tienen la voluntad política para resolver nuestros problemas a todes. Siguen como siempre desde una mirada que atrasa en cuestiones de administración pública pensando políticas y soluciones para los barrios ricos, los barrios que tienen mayor valor por metro cuadrado. Nosotres lo que proponemos es empezar a mirar para adelante, volver a un Estado que sea motor del desarrollo, del trabajo, de la producción, con miras a una mejor calidad de vida para todes.