jueves, junio 30

Las posturas sobre el proyecto para Castro

 

El presidente de la Junta Comunal Nº 5 dialogó con TdB respecto del proyecto de una “calle verde” para Castro en nuestro barrio de Boedo. Además hubo una reunión virtual abierta la participación vecinal donde se expresaron voces disidentes a la idea del gobierno porteño. 

Tintas de Boedo: ¿De qué se trata el proyecto?

Sebastián Perdomo: El proyecto “Calles Verdes” se enmarca en una serie de iniciativas que estamos llevando adelante en toda la Comuna Nº 5 para seguir sumando metros cuadrados verdes. Boedo es uno de los barrios que más necesita seguir sumando espacios verdes, por ello en el caso de Castro estamos repensando y repriorizando el uso de la calzada, que en muchas partes de la ciudad se prioriza su uso vehicular y donde se podría priorizar el uso peatonal, vecinal. Lo que hicimos fue en conjunto con la Secretaría de Trasporte y Obras Públicas, seleccionar una calle que tiene bajo nivel de circulación, lo que se llama un sobrante vial, es decir que sobra circulación porque es una calle que se corta a la altura de la calle Venezuela y por ende no tiene tanto tránsito. Es ancha, tiene cuatro carriles contando los de estacionamiento, por ende hay espacios de sobra, lo que permite pensar la creación ahí de espacio público.

TdB: Y el proyecto de la calle Castro en particular…

SP: En las tres cuadras de Castro, entre Independencia y San Juan, lo que estamos haciendo es incorporar alrededor de 1600 metros cuadrados de espacio verde quitando un carril de circulación y lugares de estacionamiento, a cambio de sumar verde a los frentistas y a la zona circundante del barrio. Esto no implica eliminar la circulación de ninguna manera, porque se mantendría un carril de cada lado de la calle con un análisis que hizo la Secretaría de Transporte y Obras Públicas. Esos carriles son suficientes para que el tránsito continúe siendo fluido. Se mantendrán algunos lugares de estacionamiento particular y al mismo tiempo se garantizarán las reservas por algunos casos particulares, como así también zonas de descarga y de ascenso o descenso. Además se incorpora una mejora muy amplia en todo lo que es iluminación, más seguridad con cámara y monitoreo, y más apuesta sobre lo gastronómico de lo que ya está en Castro para que puedan sumar más mesas, lo que generaría más movimiento y más seguridad. La escuela y el geriátrico que están sobre esta calle van a tener la posibilidad de co-crear con nosotros qué tipo de espacio verde es el que quieren.

TdB. ¿Cómo se incorporó la opinión de los vecinos?

SP: Es importante remarcar que todo este proceso incluyó a los vecinos a través de un espacio de participación ciudadana. El proceso participativo se desarrolló durante abril y mayo. Tuvimos reuniones con vecinos frentistas, con las instituciones, con los comercios. Y en base a eso es que se hicieron muchas modificaciones al proyecto que hoy tenemos listos para salir.

Un zoom con la comunidad vecinal “picado”

Este medio digital participó de la última reunión de Zoom entre comuneros, vecinos, vecinas (participaron más de 100) y otros funcionarios de gobierno.

De parte del oficialismo Juntos por el Cambio, las voces se sostuvieron en remarcar las cosas positivas del proyecto, y del lado de los vecinos y vecinas que se oponen, se puso de manifiesto el descontento y los argumentos negativos.

Una de las principales razones por la cual la comunidad vecinal está en contra de este proyecto es que dicen no fue consultado debidamente.

En esta línea, el comunero del Frente de Todos, Hernán Gorretta, en su intervención manifestó: “En principio quisiera remarcar que esta reunión se dio de manera virtual porque al Gobierno de la Ciudad no le gusta la oposición de los vecinos y además la propuesta de este espacio verde debería salir del Consejo Consultivo. Falta una audiencia pública, una instancia que se debería haber respetado, los vecinos de Boedo queremos espacios verdes de calidad, como puede ser una plaza”.

Esto último también dijeron varios vecinos y vecinas presentes en la reunión virtual, es decir; remarcar la necesidad de una plaza o un parque y no una calle verde, teniendo en cuenta que la Comuna Nº 5 es una de las comunas de la ciudad con menos metros cuadrados de espacios verdes por habitante.

Semaforazos

Si bien solo se le dio la palabra a muy pocos participantes, las expresiones de descontento quedaron a la vista en el chat “No destruyan Castro”, que además es el lema de una serie de semaforazos que se vienen realizando a modo de protesta en la intersección de la calle Castro y San Juan. Aquí una parte de la comunidad vecinal organizada de Boedo le dice no al proyecto de calles verdes impulsado por el Gobierno de la Ciudad.