sábado, diciembre 10

“Mi gran objetivo es presidir mi club”

 

El lunes pasado se presentaron las cinco listas que van a competir en las elecciones de diciembre en San Lorenzo de Almagro. Marcelo Moretti, candidato de la oposición por Boedo en Acción, nos dio su visión de la situación del club y contó el proyecto de su agrupación.

El 17 de diciembre se llevarán a cabo las elecciones en San Lorenzo y cinco listas serán las que se presenten. El oficialismo buscará seguir al frente del club con Miguel Mastrosimone, actual vicepresidente 1°, como candidato. La sorpresa es que lo va a acompañar Sebastián Torrico, arquero del plantel hasta el sábado pasado, quien se retiró para involucrarse en la política del club e irá como primer vocal con la posibilidad de llegar a ser vicepresidente 2° de ganar su lista.

Por su parte, la oposición se presentará en cuatro frentes. Marcelo Moretti, quien fuera vocal de Comisión Directiva y renunció hace un tiempo, volverá a ser candidato por Boedo en Acción como en 2010. César Francis, actual vocal opositor, se candidateará por tercera vez a través de la lista Volver a San Lorenzo. Por la agrupación Siempre San Lorenzo, el candidato será Cipriano Pommies, quien irá acompañado por Ricardo Saponare, candidato a presidente en 2019. Y, por último, Renovación Sanlorencista, una de las novedades de la elección, será encabezada por Enrique Ronzoni.

Conversamos con Marcelo Moretti para conocer sus expectativas sobre las elecciones de diciembre y cómo ve la situación actual del club.

Tintas de Boedo: ¿Por qué presentarse otra vez como candidato a presidente del club?

Marcelo Moretti: San Lorenzo se encuentra en una situación similar a la de 2010. En aquella oportunidad, el ciclo de Savino estaba terminado y el club se hallaba inmerso en una crisis institucional y económica semejante a la actual. Ahora tengo 46 años, otra experiencia, otra madurez. Nuestra agrupación, Boedo en Acción, también ha crecido en forma cuantitativa y cualitativa. Estamos en el punto justo para gobernar San Lorenzo y llevar adelante el proyecto que trabajamos durante todos estos años. Mi gran objetivo es presidir mi club. No será un trampolín para la ciudad, la AFA o la Nación.

TdB: ¿Cómo ves la actualidad de San Lorenzo?

MM: Hay un proceso absoluto de descomposición de este ciclo político, que fue exitoso durante muchos años, por lo que los socios lo acompañamos hasta 2019. La situación económica es delicada y el club sufre un estado de abandono. Pero por lo visto el oficialismo no tomó nota de eso y propone a un hombre del riñón de Lammens como presidente. Quieren seguir gobernando desde un ministerio y con la política involucrada en los intereses de la institución.

TdB: ¿Qué criticás de la gestión anterior y cómo quedó la relación con la Comisión Directiva?

MM: Se trata de un gobierno que tuvo que adelantar las elecciones un año, no nos olvidemos que son anticipadas. Los problemas se fueron agigantando hasta que fueron inmanejables. Primero lo abandonó Lammens, luego Tinelli. Aparecieron los problemas financieros, las deudas producto de las malas decisiones, y todo eso reflejado en el estado general del club. La crítica es la misma que hacía puertas adentro. No se puede manejar San Lorenzo entre dos personas y no se pueden tener aspiraciones políticas personales que comprometan al club. San Lorenzo quedó en segundo plano para ellos. Acá hay que trabajar todos los días desde la sede, armar un equipo de trabajo profesional y con mucho amor al club.

TdB: ¿Qué cosas considerás que hay que mejorar o corregir en el club?

MM: Está todo por mejorar, desde el ingreso peatonal a Ciudad Deportiva hasta conseguir un sponsor para la camiseta. El abanico de necesidades es amplio. San Lorenzo necesita 400 dirigentes ad honorem, más allá de los que ingresen a los cargos de gobierno. Tiene que haber muchos más socios, profesionales y con tiempo para darle al club, trabajando en equipo en un proyecto integral, coherente y realizable.

TdB: ¿Cómo piensan manejar la economía del club?

MM: Es el principal problema y vamos a solucionarlo con dos equipos de trabajo distintos. Uno dedicado a la generación de nuevos recursos y otro que supervisará una auditoría para verificar la deuda. Luego, nos sentaremos a renegociar montos y plazos. Nosotros vamos a cumplirles a los acreedores. También, sabemos que en los primeros meses habrá que acercar aportes para salir adelante, pero de ninguna manera será nuestra forma de gestionar. Con estos dirigentes, San Lorenzo ha perdido la credibilidad y agotó todas las fuentes de financiamiento, por eso es inevitable un cambio de gobierno.

TdB: ¿Qué planes tienen para el plantel de fútbol profesional?

MM: San Lorenzo tiene que volver a competir. En este formato de torneos ingresar a la Copa Sudamericana debería ser una obligación y el objetivo siempre debe ser ingresar a la Libertadores o ganar el torneo local. Rubén Insúa hizo un trabajo muy bueno en medio de la improvisación total por parte de los dirigentes. Recuperó jugadores, puso en valor a juveniles y, sobre todo, le dio tranquilidad al plantel cuando los resultados no llegaban. Nuestra idea es que continúe, reforzar el plantel y que siga desarrollando su proyecto.

TdB: ¿Y cuáles son las propuestas para los demás deportes?

MM: Tenemos que ser coherentes presupuestariamente. Hay deportes que hacen rifas para poder ir a competir a torneos nacionales y hay otros con presupuestos muy elevados, vamos a equilibrarlos. También, sabemos dónde debemos invertir en infraestructura por el uso que los socios les dan a determinados lugares. No podemos olvidarnos que detrás de cada deportista hay una familia que usa los espacios comunes de Ciudad Deportiva y vamos a ponerlos en valor.

TdB: ¿Cuál es su posición frente a la cuestión de la construcción de la cancha en Avenida La Plata?

MM: Vamos a presentar un proyecto realizable. Tuvimos reuniones con la empresa china CREC, la segunda constructora más grande del mundo, y estamos evaluando la financiación de la obra mediante otro banco del mismo país para comenzar a pagar el crédito al tercer año de construido el estadio. Esto nos va a permitir capitalizarnos mediante la comercialización de palcos, plateas y espacios que tenga el estadio. Cuando ganemos en diciembre, vamos a convocar a todos los espacios políticos para trabajar juntos en este gran objetivo. En eso no puede haber grieta.

TdB: ¿Qué proyectos tienen para el barrio más allá del estadio?

MM: San Lorenzo ha recuperado protagonismo en Boedo y los barrios lindantes. Uno de nuestros grandes objetivos es la creación del Instituto San Lorenzo. Elaboramos un proyecto con profesionales de la educación que forman parte de nuestra lista para que en 2023 el club pueda inaugurar la escuela comenzando por jardín de infantes, sala de 2, 3 y 4 años. La institución estará vinculada con los vecinos de otra forma, no sólo desde lo deportivo. La educación y la cultura son fundamentales para retroalimentar la relación con los vecinos de Boedo. Así cumpliremos con la función social que el club tiene como valor fundacional.